Envío estándar gratuito por todas las compras superiores a 25€

Pasteles individuales Minipasteles de limón y tomillo

Como prueba de que lo bueno viene en envase pequeño, los minipasteles están de moda. Olvídate de intentar dividir un gran pastel en porciones en una fiesta de cumpleaños o una reunión, con la esperanza de que todos tus invitados reciban un trozo del mismo tamaño; gracias a los pastelitos de tamaño individual, todo el mundo se lleva un premio exquisito, sin necesidad de compartirlo.

/medias/KW-Article-Intro.jpg?context=bWFzdGVyfHJvb3R8Mzg2MzQyfGltYWdlL2pwZWd8YUdWaUwyaGtNaTh4TmpnM01ESTJOalV3TXpFNU9DOUxWMTlCY25ScFkyeGxYMGx1ZEhKdkxtcHdad3wwNTIzYTBmNmY5ZWQzOWVlNTRlZjJjM2VmZmYxYzRhY2UyN2ExOTdlMmU3NmJhNjZiOGI4ZmEzYTk2YWNjOGIw

Estas deliciosas minitartas de limón y tomillo pueden parecer pequeñas, pero, gracias a su bizcocho maravillosamente jugoso y ácido, su fragante glaseado de tomillo y su cobertura de rodajas de limón confitadas y ramitas de tomillo, causan una gran impresión cuando se exponen en cualquier ocasión especial.
 

Con la Titanium Chef Baker XL puedes preparar una tanda de estas minidelicias en solo 20 minutos. En esta guía te explicaremos la receta paso a paso, te mostraremos lo fáciles que son de preparar y te daremos algunos consejos y sugerencias. 
 

Elaboración

KW Article_One portion Cakes_Desktop_2.jpg KW Article_One portion Cakes_Mobile_2.jpg

La receta hace referencia a la Titanium Chef Baker XL, pero con cualquier robot de cocina Kenwood obtendrás los mismos y deliciosos resultados; simplemente tendrás que lavarla antes de hacer el glaseado si no tienes el segundo bol. Esto es lo que necesitarás: 

Ingredientes:
Para los pasteles:
200 g de mantequilla en cubos y a temperatura ambiente                                 
200 g de azúcar glas                
1 limón, rallado                                     
4 huevos batidos                                      
200 g de almendras molidas                          
45 g de harina normal                       
1 cucharada de semillas de amapola                              
¼ cucharada de levadura en polvo                          
Sal, al gusto                         
40 ml de zumo de limón                  
1 cucharada de leche 
                                          

Para los limones confitados:
200 ml de agua                                          
200 g de azúcar glas                 
2 limones en rodajas finas 

Para el glaseado:
200 g de azúcar glas                   
25 ml de zumo de limón                   
5 g de tomillo fresco, deshojado 

Herramientas:
Titanium Chef Baker XL 
Molde para magdalenas de 12 huecos 
Sartén 
Espumadera 
 

KW Article_One portion Cakes_Desktop_3.jpg KW Article_One portion Cakes_Mobile_3.jpg

Adelántate midiendo los ingredientes antes de empezar. En el caso de los ingredientes que se añaden a la mezcla sobre la marcha, recuerda que la báscula integrada de tu Chef Baker te permite medirlos directamente en el bol, para hacer repostería sin interrupciones.

Si quieres ver cómo hacer estos pasteles con tu Titanium Chef Baker, ¿por qué no echas un vistazo a este vídeo? A continuación, sigue leyendo para obtener una guía paso a paso. 

Creación de las esponjas

KW Article_One portion Cakes_Desktop_4.jpg KW Article_One portion Cakes_Mobile_4.jpg

El primer paso es elaborar los pasteles. Precalienta el horno a 160 ºC y engrasa y enharina ligeramente el molde para magdalenas de 12 agujeros.

Acopla la batidora de barillas en tu robot de cocina. Sus alas flexibles trabajan alrededor de las paredes del bol para garantizar una mezcla ligera y uniforme.

Añade la mantequilla y el azúcar glas en el bol y acóplalo a la amasadora. Mezcla a velocidad 3 durante 2 minutos, hasta que la mezcla esté ligera y esponjosa.

A continuación, añade al bol los huevos, las almendras, la harina, las semillas de amapola, la ralladura de limón, la levadura en polvo y la sal. Pon la máquina en marcha a velocidad mínima, y luego aumenta gradualmente a velocidad 2 durante 1 minuto.

Por último, añade el zumo de limón y la leche. Mezcla a velocidad mínima durante 30 segundos hasta que se combinen. Distribuye la mezcla uniformemente entre los huecos de los moldes para magdalenas. Hornea durante 25-30 minutos, hasta que los bordes estén ligeramente dorados y un palillo salga limpi al introducirlo.

Deja enfriar 5 minutos en el molde, antes de volcarlo sobre una rejilla. Deja enfriar. 

Cómo hacer limones confitados

KW Article_One portion Cakes_Desktop_5.jpg KW Article_One portion Cakes_Mobile_5.jpg


Las rodajas de limón confitadas son sencillas de hacer, y resultan una decoración estupenda para rematar estos pasteles.

Para prepararlas, añade primero el agua y el azúcar a una sartén ancha. Lleva a ebullición y cuece hasta que se disuelva el azúcar, elaborando un sirope.

Añade con cuidado las rodajas de limón a la sartén, distribuyéndolas uniformemente en una sola capa. Baja el fuego y cuece a fuego lento durante 30-40 minutos, hasta que las rodajas de limón estén translúcidas.

Saca las rodajas de la sartén con una espumadera y colócalas sobre un trozo de papel de horno. Mientras dejas que se enfríen y se sequen, precalienta el horno a 100 ºC. Reserva el sirope de azúcar y limón sobrante para rociarlo sobre los pasteles enfriados antes de glasearlos.

Pasa los limones a una bandeja de horno forrada y sécalos en el horno durante una hora. Así evitarás que se vuelvan demasiado pegajosos. 

Saca los limones del horno y espolvoréalos con un poco de azúcar granulado si prefieres que queden más crujientes. 
 

Glaseado y decoración de los pasteles

KW Article_One portion Cakes_Desktop_6.jpg KW Article_One portion Cakes_Mobile_6.jpg

Para hacer el glaseado de tomillo, coloca el bol limpio y la batidora de barillas en tu amasadora. Añade al bol el azúcar glas, el zumo de limón y el tomillo. Mezcla a velocidad 2 durante 1 minuto hasta que esté suave.

El glaseado debe tener una consistencia espesa y fácil de verter; no es conveniente que quede demasiado líquido o se escurrirá de los pasteles. Vierte con una cuchara sobre los pasteles invertidos ya enfriados.

Para terminar, decora con un poco de ralladura de limón, una rodaja de limón confitado y una ramita de tomillo. 

Estos pastelitos tan sabrosos, que resultan casi demasiado bonitos para comérselos, son rápidos y fáciles de hacer, y transmiten el sabor del verano en cada bocado. Perfectos para una fiesta, un pícnic o el té de la tarde.